Saltar al contenido

Peces de agua salada

Todo lo que queres saber de los peces de agua salada.

pez de agua salada caracteristicas

Los océanos del mundo están habitados por más de 14.000 especies de peces de agua salada. Un fascinante reino de criaturas marinas que son maravillas naturales de color, forma y exhibición. Con una diversidad tan asombrosa, aprender sobre peces marinos y mantener acuarios de agua salada es una aventura emocionante.

Tipo de peces de agua salada

ALIMENTACIÓN DE LOS PECES DE AGUA SALADA

Los océanos están llenos de vida con ejemplares que van desde los más sencillos y pequeños hasta los grandes y complejos. Su alimentación suele ser compleja, ya que se adapta a cada variedad que puedas tener en el acuario. Algunos aspectos básicos de su alimentación son:

  • Dietas variadas, existen especies que se alimentan de algas, plantas y pequeñas partículas que se desprenden en el océano. Otros consumen animales pequeños e incluso larvas.
  • Para sus cuidados en peceras es indispensable que estés atento, que todos los ejemplares se alimenten correctamente. Esto es de especial importancia si posees ejemplares tímidos que quedan rezagados al momento de alimentarlos.
  • Algunos aceptan muy bien las hojas de lechuga, coliflor y brócoli, el pez cirujano es uno de ellos.
  • Suministra un complejo nutritivo a base de krill, camarones y lombrices secas, para garantizar los nutrientes necesarios para su completo desarrollo.

La alimentación de los peces de agua salada dependerá básicamente de la especie. Por tal razón, antes de tener un acuario asesórate muy bien.

ENFERMEDADES COMUNES EN LOS PECES DE AGUA SALADA

Los peces de agua salada tampoco escapan a las probabilidades de enfermarse. Lo ideal es que, con los cuidados se tomen medidas preventivas para evitar estos inconvenientes. Sin embargo, es indispensable conocer algunas de las enfermedades frecuenteslas cuales pueden ser:

PUNTO BLANCO

Es una patología muy común que consiste en el desarrollo de quistes blanquecinos alrededor del cuerpo del animal. Es producida por un protozoario Cryptocaryon irritans, la cual es frecuente en agua dulce. El tratamiento inicial radica en aumentar la salinidad y la temperatura, así como la observación de los peces.

TERCIOPELO

Se conoce también como enfermedad de pez de coral y se caracteriza por una superficie en forma de algodón aterciopelado en la piel. Los síntomas principales de esta afección es la aparición de una capa blanquecina en la piel. Esta los lleva a frotarse con las paredes del acuario o las rocas dispuestas en él. Cabe destacar que, es altamente contagiosa por lo que, conviene separar a los ejemplares enfermos del resto y vigilar las condiciones del agua.

TUBERCULOSIS

Es causada generalmente por una bacteria denominada Mycobacterium marinum. Los principales síntomas son: Decaimiento general, piel con ulceras, vientre hundido, escamas y aletas defectuosas. Una manera de frenar la propagación es eliminando los peces enfermos, de lo contrario, aislarlos con tratamiento específicos.

Estas son sólo algunas de las enfermedades comunes de los peces de agua salada, no obstante, se pueden prevenir. Para ello, es fundamental, un correcto tratamiento del agua, así como, la vigilancia del estado de los peces servirá para una correcta condición de vida.

CUIDADOS DE PECES DE AGUA SALADA

Los peces de agua salada requieren de cuidados diferentes a los de peces de agua dulce, entre ellos mantener un ambiente limpio y saludable.  Además, debes vigilar la compatibilidad de los peces para evitar bajas por conductas agresivas. Por lo tanto, toma nota de otros cuidados de peces de agua salada, indispensables para el éxito en la cría de estos ejemplares:

  • Controlar el nivel de sal en las aguas del acuario. Esta actividad se realiza con un hidrómetro y deben cumplir con un estándar de 1,010 y 1,030. Para ello, será conveniente que adquieras la sal en tienda de accesorios para mascotas.
  • Ajusta bien la cantidad de peces según las medidas del acuario. Recuerda que, los ejemplares pequeños pueden requerir de 3 litros de agua, incrementándose según el tamaño.
  • Simula lo mejor que puedas con grava, rocas, sustrato, el fondo del acuario. También, recuerda suministrar la iluminación posible según la especie que poseas.
  • Inspecciona la temperatura del agua que se mantenga en estándar, entre 22 y 26 grados centígrados o según la necesidad de la especie.

Es necesario colocar un filtro para garantizar la higiene del acuario. Sin embargo, al menos una vez al mes debes cambiar el agua y eliminar los restos de desechos expulsados por los peces.

En conclusión, la vida marina ofrece infinidad de especies para disfrutar al máximo y deleitar el gusto por los animales. Los peces de agua salada son sólo una muestra digna de ser ampliamente estudiada